1
Yorkshire

 

 

INTRODUCCIÓN A LA RAZA

El Yorkie, como lo conocemos popularmente, es una raza que no tiene más de 130 años de creada.
Su primer antepasado habría sido un terrier de pelo rizado, que vivía en el oeste de Yorkshire.
Una cuidadosa selección logró su tamaño actual, a pesar de que en la misma intervinieron perros de gran tamaño, como el terrier escocés y el perro faldero maltés (introducido en Inglaterra por marineros).
Así mismo entre sus antepasados podemos mencionar diferentes tipos de perros que en ese entonces se dedicaban a la caza de conejos o ratas.
La raza fue creada por obreros de las minas, molinos y fábricas de ese entonces y el Yorkie los acompañaba en sus migraciones.
No tiene nada de amanerado ni de delicado a pesar de su figura engañosa y del uso que se hace de él en la casa.

Fotografías Yorkshire

Autoritario, fiel, apegado a su dueño, muy inteligente y alegre, preferirá largos paseos con sus dueños y correr libremente en vez de mordisquear golosinas en un sillón.
La moda y la selección intensiva no le han quitado sus características básicas y se dice de él que es un gran perro en un pequeño cuerpo.
Incluso quienes desdeñan las razas pequeñas, son conquistados cuando conviven con este brioso modelo reducido que acumula vivacidad y gracia a pesar de lo que se ha hecho para reducirlo a un modelo de lujo.
Por otro lado es un animal muy sociable con otros perros y animales y un excelente perro avisador.
Resumiendo, el Yorkie se adapta con gran facilidad a la vida de ciudad pero a la vez es un compañero infatigable para largas caminatas.
Nuestro criadero incorporó la raza en 1988, en un principio con madres de talla grande, mediana y pequeña. Con los años hemos ido seleccionando nuestro plantel, buscando uniformizar un tamaño pequeño, pero sin perder las cualidades de nuestros Yorkshire, de abundante pelo, hermosas cabezas, fuertes y con el carácter de la raza.
Hoy en nuestro plantel, figuran dos reproductores machos, uno de 1.400 kgs. y otro de 1.800 kgs. Las madres son Florencia, Luna, Meu-Meu, Isis, Baby, de pequeño tamaño. Dolly y Daisy  de tamaño mediano. Estas dos últimas serán  retiradas como madres en el 2009, debido a su edad, logrando de esta forma, tener un plantel de pequeño tamaño, mucho pelo, gran alegría y vitalidad.
En el 2008 se importó un nuevo reproductor macho de pequeño tamaño, joven campeón brasilero, Zigui.

CARACTERÍSTICAS

El cachorro nace casi negro y recién  sobre el año y medio su pelo adquiere el matiz prescripto.
Su talla es de alrededor de 20 cms. y su peso aproximado de 2,5 a 4,5 kgs. Pero recuerde, que esta raza al tener en sus orígenes perros de gran y pequeño tamaño, pueden dar ejemplares de mayor peso.

Fotografías Yorkshire

Su cabeza es pequeña, de cráneo abombado, mandíbulas regulares y el hocico barbudo y bigotudo. Nariz negra, ojos oscuros y brillantes, no  prominentes y con mirada muy expresiva. Las orejas derechas y en V, la cola recortada llevada algo más levantada que la altura del espinazo. El cuerpo es fornido, con espalda muy derecha y sus patas robustas, con pies redondos y uñas negras. El pelaje fino, sedoso y liso, constituye un manto tan largo como posible. Su color es azul acero oscuro desde la parte posterior de la cabeza hasta el nacimiento de la cola y sin pelos leonados. En sus patas y cabeza es rojo colorado.

BAÑOS  Y  CUIDADOS

Esta raza por ser de pelo largo y abundante, exige buenos cepillados diarios, para retirarle suciedad, pelos muertos y darle más brillo, aunque debido a su pequeño tamaño, no es trabajoso.
No lo bañe muy seguido (cada 20-25 días como Máximo) y después de secarlo, pásele un poco de aceite de almendras, para evitar el resecamiento del pelo. No lo moje en aceite de almendras, humedézcalo, apenas.
Debido a que el pelo en su cabeza, es tan hirsuto y largo, debe ser reunido en una colita (entre las orejas) y anudado con cinta o elástico.
Tiene buen apetito, no siendo selectivo. Pero, aconsejamos que para mantenerlo bien y con un hermoso pelaje, se le dé una muy buena ración. Come poco debido a su pequeño tamaño Haga revisaciones con su veterinario semestralmente de su dentadura, por que tiene tendencia a acumular sarro, con caída temprana de piezas dentales por esa acumulación.

fotos zigui
 

UNA HISTORIA DE LOS AÑOS VEINTE

Ya vimos que el Yorkshire  es una raza con algomás de 100 años de definida como tal en los padrones.
Aquí en Uruguay, donde recién en las décadas del 70 y 80 se empiezan a popularizar los criaderos de perros de raza, no es extraño que sea difícil encontrar referencias anteriores al Yorkshire.
Pero por suerte, existe la trasmisión oral de hechos familiares y una de estas historias nos da referencias de más de 80 años, de un ejemplar de esta raza en Montevideo.
Corría el año veinte y mis abuelos paternos vivían en una casa quinta en 8 de Octubre y Garibaldi. De los jardines y huertas, así como de gallinas, gansos y demás bichos, se ocupaba un jardinero italiano llamado Fortunato.
Había llegado al Uruguay hacía pocos años, como miles de italianos lo hicieron en esas décadas, cuando el hambre y la miseria no eran raras en Europa.
Nuestro país los recibía de brazos abiertos, sin trabas de visas o exigencias policiales que mas  se le hacen a un delincuente que a un turista, como sucede hoy en día en la Comunidad Europea, tan desagradecida.
Fortunato le contaba a mi padre, un niño de escasos 8 años, de su viaje en barco y del asombro al ver en Uruguay tanta abundancia de comida, accesible a cualquier trabajador. Pero lo que atrajo mi atención en este relato familiar fue el perro que tenía el italiano.
Según me contó mi padre, era de pequeño tamaño y sus características físicas eran un vivo retrato del Yorkshire.
Además Fortunato, lo usaba para atrapar los conejos que se escapaban de los jaulones y que le comían las plantas del jardín. Era muy rápido para encontrarlos, como hacían los ejemplares de esta raza en Inglaterra. Otra característica que lo identificaba, era su instinto de guardia y la valentía. Así fue cuando unos chiquilines saltaron el muro de la quinta para robar frutas de los árboles y “Dante” como lo llamaba Fortunato, los sacó corriendo, sin asustarse de las piedras que le tiraban.
Le pregunté a mi padre si no aparecía en alguna foto familiar, a lo que él me contestó que pensaba que su hermana mayor, Amelia, podía tenerla, ya que había hecho gran amistad con ese perrito.
Previo llamado, fui a visitar a mi tía Amelia y contarle lo que buscaba.
A pesar de su muy avanzada edad, conservaba una memoria prodigiosa, y habló más de 15 minutos de “Dante” y sus aventuras en el jardín de la casa quinta. Cuando conseguí interrumpirla y preguntarle por la foto, me respondió que no tenía ninguna con el perro. De cualquier manera le pedí para verlas y ella me señaló el segundo cajón de la cómoda. La abrí, y atadas con una cinta, había más de 50 fotos.
La mayoría eran del grupo familiar, Amelia con 12-15 años, mi padre, un niño, su hermano Jorge un bebé.
Cuando ya iba a guardar el montón de fotos, una de ellas, sacada en el jardín, algo en el fondo de la foto, atrajo mi atención. Parecía un perro pero evidentemente estaba fuera de foco y pequeño. Intenté verlo mejor con una lupa, y ante mis ojos apareció claramente definido un Yorkshire Terrier. Su hermosa cabeza, atentos ojos, largo pelo. No tenía dudas era un perro de esa raza.
Mi tía me contó con voz triste, que en 1926, el perrito, ya muy viejo, dejó este mundo.
Según le había contado Fortunato, el perro había sido de un emigrante inglés, que venía en el mismo barco que él. Esta persona se había hecho muy amigo del italiano y ya en Montevideo, cuando Fortunato consiguió el trabajo en la casa de mis abuelos, se lo regaló ya que no lo podía tener más en la pensión en donde vivía.
Si alguno de nuestros lectores, conoce referencias anteriores al Yorkshire en Uruguay, le agradecería que se comunicara con nosotros, ya que para todos los que amamos esta raza sería interesante conocerlas.

 


HOTEL Y CRIADERO  |   Cno. Luis Eduardo Pérez 8630  |   Tel. 2313 1735   |  Cel. 099 258987