1
Beagle

 

 

INTRODUCCIÓN  A  LA  RAZA

Esta raza es considerada de origen británico, aunque hay referencias a perros similares, desde la antigüedad. Se cree que desciende del antiguo perro francés Atois. 

media/img: beagle-1.jpg     
En Inglaterra, el gusto por la caza, lo hizo muy popular y desde el siglo XVII, del reinado de Isabel I se impuso definitivamente entre la nobleza. La reina Isabel I, tenía especial predilección por esta raza, habiendo creado una variedad mini, de solo 15 a 25 CMS de talla.

El Beagle, por su dulzura, vivacidad y tamaño, se ha vuelto desde hace unos 50 años, en uno de los perros de compañía, preferidos. En Uruguay hace solo 12 años que se comenzó a  popularizar, gracias a la introducción de un plantel completo, por parte de nuestro criadero. Hay referencia a algún Beagle, desde la década del treinta. Raza longeva, puede vivir hasta 15 años. Es limpio, no ladra prácticamente, de movimientos graciosos, y expresión tierna y curiosa, es muy unido al dueño y su familia. Pero es un perro enérgico y de actividad, lo que hace que se lo tenga que pasear todos los días. Parte del placer de tener un perro, es justamente, esos paseos que, además de ser beneficiosos para los dos, estrecha aún mas las relaciones entre dueño y can. Es de excelente salud, rara vez se enferma. El Beagle quiere mucho al ser humano y necesita su compañía. Siempre dispuesto a jugar, transmite alegría en la casa. La curiosidad y energía lo llevan a ser aventurero, por lo que es necesario sacarlo a pasear con collar y correa. Es muy sociable con otros perros y animales. Raza ideal para vivir en cualquier ambiente. Se adapta tanto a una casa como a un apartamento.
Nuestro criadero, se ha especializado en esta raza, haciendo una selección que priorice los  aspectos más sobresalientes del Beagle, alegría, rusticidad, longevidad, salud y talla pequeña sin perder su gracia. Perras como Federica, Manuela, Diana, Milú, Larra ojitos, Kanela, Carolina y otras, nos llenan de orgullo y satisfacción, por ser verdaderos Beagles en todo sentido. pero, no podemos dejar de recordar a otras que ya no están mas, como Samantha, Uganda, Tina, Sebastiana, Woopy,  Bizzet y tantas mas, que fueron las que permitieron llegar a tener este hermoso Beagle del Shadows.

Fotografías Beagle

CARACTERÍSTICAS MAS DESTACADAS

Las mas destacadas son su alegría de vivir, su valentía, el amor por el ser humano por peor que sea tratado, la energía desbordante que muestra siempre haciéndolo un excelente compañero para toda actividad, su fortaleza física que hace de él un perro de pocas enfermedades y de largos años de vida, su excelente apetito que no lo hace nada selectivo en la hora de comer, aceptando lo que le presentan. Su extraordinaria inteligencia y facilidad de aprendizaje que lo llevan a hacer cosas increíbles como abrir la heladera para robar comida, o sea que asocia que el ser humano saca comida de ese lugar. El ser de poco ladrar, haciéndolo un excelente perro de apartamento. A esto se agrega que es limpio y prácticamente sin olor. Lo que lleva a necesitar baños en forma muy espaciada, cada treinta, cuarenta días. A lo mas, pasarle un pañito humedecido en alcohol o vinagre. Su resistencia al frío o calor son a niveles difíciles de igualar. Su mirada de gran dulzura enternece y alegra a cualquiera. Es una raza que trae alegría a la familia humana, a pesar de sus travesuras.

EL TAMAÑO DEL BEAGLE

No es difícil ver diferentes tipos de Beagle, algunos muy pesados de 20-22 kilos, gruesos y fuertes, de hasta 17-18" de altura, otros de solo 12-15 kilos, estilizados y livianos, de 12 o 13" de altura. Como es evidente, el mas pesado es más quieto, por su mismo cuerpo, pero sin perder su simpatía y dulzura. Recordemos que en el siglo XVII, la reina Elizabeth I de Inglaterra seleccionó y definió, un Beagle de solo 10" de altura, armónico y con todas las buenas cualidades de esta raza. Lamentablemente se perdió en los tiempos, esta variedad. A los Beagles muy pequeños de talla, se les llama Beagle Elizabeth en recuerdo de esta reina. El criadero Shadows trabaja desde hace mas de 10 años en conseguir un Beagle de talla muy pequeña, siendo que hemos llegado a las 12".

Fotografías Beagle

CONVIVIENDO CON EL BEAGLE

Una de las cosas más importantes en la llegada del cachorro Beagle a su nuevo hogar, a su nueva familia, es la educación en los primeros 30 días. De la misma manera que un niño muy inteligente y travieso, es necesario ponerle límites y reglas, para que la convivencia sea más agradable.

media/img: vin.gif Durante el primer mes del cachorro en su nuevo hogar, deberá estar en un ambiente reducido, donde pondremos su camita, comedero, bebedero y juguetes. Solo lo soltaremos en la casa, cuando podamos vigilarlo para mostrarle lo que es o no correcto, de lo que hace.
media/img: vin.gif Únicamente déjelo subir a la cama, si de adulto lo va a permitir.
media/img: vin.gif Lo que este en el piso, él lo va a considerar como juguete.
media/img: vin.gif Si llora en las primeras noches, no le haga caso, sino de la misma forma que un bebé, él lo hará siempre para tener compañía.
media/img: vin.gif No hay necesidad de pegarle si hace algo incorrecto. La palabra NO con gesto serio es mas intimidatorio, encerrándolo enseguida en su "cuartito", como forma de castigo. El tiempo que pasará de castigo, dependerá de la falta.
media/img: vin.gif Si está castigado, que nadie de la familia lo consuele, ya que si no, él lo puede ver como un juego.
media/img: vin.gif Incúlquele, costumbres, rutinas, ya que es un perro de hábitos y debemos aprovechar esto, para su educación.
media/img: vin.gif Necesita ejercicio diario para dar salida a toda su energía.
media/img: vin.gif No lo lleve a pasear sin collar y correa.
media/img: vin.gif Por ser altamente sociable, necesita de nuestro cariño, no lo ignore.
media/img: vin.gif Cuide la cantidad de comida después de los seis meses de edad, si ve que tiene tendencia a engordar.
media/img: vin.gif El Beagle necesita un líder, si no lo encuentra, él lo será.

PUPPY, UN BEAGLE DE LEYENDA

En el año  2006, se  cumplieron 70 años de nuestra Pluna, fundada por Alberto y Jorge Márquez Vaeza en 1936. Es una de las compañías aéreas más antiguas y con el record mundial de ningún accidente grave con pasajeros en 7 décadas. Es bueno entonces, contarles esta historia que une los orígenes de nuestra Pluna con la raza Beagle en el Uruguay.

"Esta historia que les voy a contar, tal como me la relató un viejo piloto de los años treinta, es quizás la primera referencia al Beagle en el Uruguay. A veces puede parecer un poco leyenda, pero tenemos que recordar que en aquellos años heroicos de la aviación, los pilotos eran personas rodeadas de leyenda.
Retrocedamos entonces, hasta el año 1936, en un Uruguay muy distinto del actual, en donde parecía que no había límites para realizar las mismas cosas que se hacían en los países mas avanzados. Eran uruguayos, muchas veces con poca plata, pero con ganas y fe de hacer las cosas. Eran otros tiempos en que creíamos en nosotros mismos.
En ese año de 1936, había comenzado a operar la primera línea aérea comercial de nuestro país: Pluna. Los elegantes y económicos aviones De Havilland, Churrinche y San Alberto, recorrían nuestros cielos, uniendo las capitales departamentales. Uno de los primeros pilotos de Pluna, fue el alemán Noack, que dominaba totalmente esos lentos aviones de madera y tela.
En sus charlas contaba de su vida pasada, como piloto en la primera guerra mundial en la famosa escuadrilla del Barón Rojo, después como piloto personal del Emperador de Etiopía. Y como había salido de Alemania por no concordar con los nazis, después de su pasaje en la naciente Lufthansa.
Había un personaje infaltable en sus historias, su perro Puffi, un pequeño can, resultado quien sabe que entrevero de razas, pero de un amor y fidelidad enormes. Cuando Noack contaba que lo llevaba en su avión de combate, nosotros nos mirábamos desconfiados, más incrédulos todavía, cuando nos dijo que la primera condición que puso para ser piloto del emperador de Etiopía, fue poder llevar a Puffi en el avión.

.... y como se reía cuando contando lo cómico que era ver subir en el poderoso Dornier, a la aparatosa comitiva del emperador y de repente pasar corriendo entre los dignatarios al pequeño Puffi, para subir primero al avión.
Pero, era muy triste, cuando contaba de la muerte de su perro y emocionaba ver a ese fuerte hombre soltar una o dos lágrimas, al recordar a su amigo.
En Salto, Pluna tenía como representante a Devicenzi, que se había hecho escucha infaltable de los relatos de Noack, cuando éste se quedaba a dormir en la ciudad. Era un hombre al que le gustaban los perros y comprendía el cariño del piloto por Puffi. Conversando con Alberto Márquez, uno de los fundadores de Pluna, le dijo que había que hacer algo por ese buen hombre.
La solución vino de casualidad. En una de sus estadías en Salto, Alberto Márquez fue invitado junto con Devicenzi a almorzar en la estancia de un inglés, del cual no recuerdo el nombre. Llegando a la casa, salieron a recibirlos tres pequeños perros, de largas orejas y rabos que agitaban alegremente. El dueño de casa les explicó que eran Beagles, una raza muy querida en Inglaterra.Les habló también, que una de las perras había tenido cría, pero que por ser raza desconocida en Uruguay, le era muy difícil encontrar a alguien que los quisiera.
Creo que fue al mismo tiempo, que a Devicenzi y a Márquez se les ocurrió la idea. Se miraron, miraron al inglés y los dos juntos exclamaron "Yo tengo alguien que lo va a querer". Se volvieron a mirar, ya riéndose. El inglés no entendía nada y meneando la cabeza murmuró "estos criollos locos".
Los llevó a ver a los cachorritos, eran encantadores. Con ese andar gracioso del Beagle, corrieron a mordisquearles los cordones de los zapatos.

.....los primeros rayos del sol, se reflejaban sobre el rojo fuselaje del Churrinche. Noack, subía al mismo para revisar si estaba todo correcto para el vuelo. Se sentó en su cómoda poltrona de cuero y de repente siente que algo le da un tirón a los cordones de su bota, enseguida otro mas firme. Noack salta de la poltrona, pensando que se trataba de alguna víbora o algo por el estilo.
De abajo de su asiento ve salir, a la "peligrosa fiera". Cuatro patitas blancas, largas orejas castañas y unos ojazos que lo miran con toda la dulzura del mundo. De ahí en adelante, Puppy, como se pasó a llamar la Beagle, lo acompañó siempre a todas partes. Subía al avión, "escondida" en el bolso del piloto, aunque todos sabían que iba ahí.
El piloto muy serio, pasaba con su bolso frente a Alberto Márquez, y este no podía dejar de sonreírse, al ver ese veterano piloto de guerra, comportarse como un niño. Noack se sentía completo en su vida, era piloto como le encantaba, preparando otros pilotos y con un perro al que adoraba.
Pero, como todos sabemos, la felicidad provoca mucha envidia entre las personas de mente pequeña y ese estado de cosas no podía durar para el aviador. No faltaron en el círculo de su actuación en la aviación, los envidiosos o ambiciosos de su puesto, que comenzaron a lanzar rumores de la peor calaña y difíciles de desmentir por lo vagos.
El alemán, ante esto cada vez se aislaba mas, y solo junto a Puppy encontraba las fuerzas necesarias para seguir llevando su vida. La perra parecía comprender el momento que pasaba su amigo y había dejado de lado sus correrías, para estar junto a Noack todo el tiempo posible. La presión tremenda de las habladurías, llevó a este verdadero caballero del aire a renunciar a su puesto en Pluna, al ver como era atacado su honor.
Cuando varios años después murió Noack en Buenos Aires, detrás del ataúd, casi desapercibida entre la gente, iba esa Beagle tan especial en la vida del piloto.

 


HOTEL Y CRIADERO  |   Cno. Luis Eduardo Pérez 8630  |   Tel. 2313 1735   |  Cel. 099 258987