1
Una gata entre muñecas

Una vez, hace unos años, les hablé , en el cuento “SALI”, del jardín de mi madre y el pequeño perro vagabundo. Ahora quiero abrirles las amplias puertas de la casa, que daban a ese jardín y entrar con ustedes, en la casona del Prado, para contarles de una gata, una muy especial y su mundo de muñecas. Uno de los que adornó la vida de mi madre, fue su pasión por las muñecas antiguas. Desde que me acuerdo la veo ir a los remates para una nueva adquisición de, quizas, una preciosa muñeca de porcelana alemana del siglo XIX, o quizas una no tan antigua “shirley temple” de mediados del siglo XX.

Su enorme cuarto que daba sobre Buschenta, temía numerosas vitrinas adornadas con cientos de muñecas, desde una minúscula de 7 o 8 centímetros de altura, hasta algunas enormes de 1 metro. Varios baúles antiguos guardaban en silencioso secreto muchas otras preciosas obras de arte que en una época lejana fueron juguetes de niñas que ya hace muchos años que no nos acompañan en este mundo.

Pero corría el año 1974, cuando en este fabuloso mundo de juguetes, entró alguien que de ahí en adelante, sería parte viva del mismo.

Era una hermosa tarde de verano y los ventanales de la casa estaban abiertos de par en par, dejando entrar el frescor de una leve brisa que traía el próximo anochecer.

Mi madre, sentada en su sillón conversaba con mis hermanas, cuando un ruido , que venía de una de las vitrinas, les hizo interrumpir su charla. Ante su sorpresa vieron que una muñeca parecía moverse unos centímetros. Se miraron y al volver la vista hacia la vitrina, nuevamente ven a la muñeca avanzar algo.

Ustedes amigos lectores, tienen que, jugando con la imaginación, ver esa escena, que en muchos de nosotros crearía algo parecido al miedo. La creciente penumbra, el enorme cuarto y las muchas caritas de porcelana que parecían observar todo.

Mis hermanas se quedaron quietas, pero mi madre , se levantó y acercándose a la vitrina fue a agarrar la muñeca cuando de repente cayó hacia delante y ante su asombro, de atrás, salió la causante de todo.

Con un maullido suave una pequeña gatita atigrada se deslizó entre otras muñecas, hacia la mano que tenía extendida mi madre y con delicadeza, se intentó acomodar en ella.

Adriana, después me contó toda la belleza que encerraba esa escena, de ese momento, y si usted tiene gato, puede comprender de lo que le hablo.

..... pasó a formar parte de la casa desde ese momento. Es increíble como un gato sin dueño, un cachorro de gato, elige sin equivocarse, la casa donde intentaré conseguir un hogar y es difícil que se equivoque y termine nuevamente en la calle.

... trajo algunos problemas, porque a pesar de tener 800 m2 de terreno, para hacer sus necesidades, ella no dejaba de elegir los lugares mas “prohibidos” para hacer. En la alfombra de la sala a la salida de la cocina o en la entrada.

Pero ese primer momento mágico en que se conocieron, hacía que mi madre le perdonara todo.

Y ... , que también amaba a a mi madre, respetaba su mundo de muñecas, su cuarto, donde a pesar de haber alfombras, invitándola a hacer ahí, nunca se le pasó por la cabeza hacerlo.

En una de las vitrinas había pequeños juegos de te de porcelana, juguetes que acompañaban a las muñecas y que ... los habría transformado en una de sus diversiones favoritas.

Con mucha elegancia daba un salto para subirse a ese estante y con su pequeña manito, corría las diminutas tazas hasta el borde y cuando parecía que se caían, de un leve movimiento las volvía a su lugar. Lo increíble es que lo hacía cuando mi madre no estaba. Pienso que su cariño por ella, le hacía comprender, que no le gustaría nada y como esos juegos eran una gran tentación , lo practicaba a sus espaldas. Podía estar cualquier otro integrante de la familia que, ... no interrumpia su diversión, pero bastaba que mi madre entrara para que de un salto bajara y se acomodara ronroneando a los pies de ella.

Solo una vez, se le rompió una pequeña tetera de porcelana. La doberman que había en la casa del prado, entró en la habitación y al ver a... en sus peligrosos juegos, ladró con fuerza. La gata asustada saltó al suelo y en su afan de huir, tiró el pequeño juguete.

No me acuerdo bien cual de mis hermanas estaba presente, para cargar la culpa y salvar la reputación de ....

Con el paso de los años , la gata empezó a pasar mas horas del día en el cuarto de las muñecas, recorría los estantes oliéndolos y mirándolos intrigada.

Tenía predilección por una muñeca del siglo XIX que había pertenecido a la abuela de una amiga.

Una vez charlando con esta amiga en el cuarto de mi madre, estaba ... ronroneando y refregándose suavemente contra su muñeca preferida.

La amiga preguntó, si hacía siempre eso y ante la respuesta de que si, que era la única muñeca con que lo hacía, esta amiga nos contó que su bisabuela tenía una gata que la acompañó varios años y a la cual quería mucho, la cual tenía la misma costumbre de refregarse contra la muñeca.

Ustedes me dirán que la ropa de la muñeca estaba impregnada del olor de esa otra gata. Puede ser la explicación. Pero, lo que les voy a terminar de contando, quizas les haga cambiar de opinión o por lo menos dudar.

Un dia esta amiga de la familia, le contó a mi madre, que por problemas de salud estaba necesitando urgentemente una importante cantidad de dinero.

Mi madre ante esto no dudó y agarrando la antigua y valiosa muñeca de la abuela de esta señora, le dijo que la llevara y la vendiera para solucionar su problema. Ya que su abuela se la había regalado, era justo que ante la necesidad, el regalo volviera a su descendiente.

Esa tarde, nuestra gata se echó hasta la noche, en el lugar donde estuvo la muñeca de porcelana, maullando suavemente, como si estuviera llorando.

Fue la última vez que la vimos. Desapareció de la forma mas absoluta que se pueda imaginar.
Ningún vecino la vio. Nuestros numerosos carteles de recompensa, no dieron resultado. Fue como si un fastasma nos hubiera acompañado.

 

 


HOTEL Y CRIADERO  |   Cno. Luis Eduardo Pérez 8630  |   Cel. 093792523 y 095250067
TRASLADO GRATUITO DE LUNES A VIERNES DESPUES DE LAS 18 HS, DENTRO DE MONTEVIDEO Y NO SIENDO FERIADO.